sábado, 15 de mayo de 2010

¡España es mía - dice Franco en el sillón - y siempre será mía, ja ja ja ja ja…!


Cotilleos de más allá del universo conocido, en los infiernos hay una fiesta de tres cabrones, pasen y lean y sabrán qué cabrones son.

Un periódico en el averno informa lo siguiente con una fotografía donde aparecen dos personajes siniestros, arengando a los demonios que a carcajadas y con miles de ángeles con cuernos se agolpan para ver qué es lo que pasa con esos dos personajes diestros en desapariciones y en masacres, en genocidios y etnocidios.

Adolf Hitler y Mussolini han sentado en el trono de la decencia a Francisco Franco a quien, le saludan a la vez que se ríen mientras uno de los dos le grita: ¡tú sí que lo hiciste bien Cabrón!.. ¡A nosotros nos jodieron pero tú antes de venirte, dejaste todo bien atado para que no te juzgaran estando con nosotros!. ¡Tú te quedaste dormido en cama y no sólo eso, sino que les pusiste un rey bobón para que siguiera manteniendo ese orden que tú construiste!... los gritos se pierden en el tumulto mientras algunos papas intentan acallar al bullicio.

Mientras el último de los gritos a dos voces (Hitler y Mussolini), ¡En hora buena, Cabrón, , tú, sí que lo hiciste bien! grito se pierde en la multitud que con alegría endemoniada bailan sobre millones de muertos y desaparecidos, ¡España es mía, dice Franco en el sillón y siempre será mía, ja ja ja ja ja…! ¡mis hijos del partido popular y mis jueces harán prevalece mi justicia, ja ja ja ja ja…! A las risas las callan más gritos y aplausos… esta vez de jueces y de peperos.

Esto es lo que más o menos publica los medios de comunicación en el averno. Mientras en la tierra la maquinaria que dejó el susodicho cabrón, manda a la calle a Garzón por querer hacer justicia. El pobrecito y díscolo de Garzón no se dio cuenta, sin embargo, que la justicia sigue siendo de la dictadura, porque sus muertes, su represión y su genocidio, no se toca ni se investiga. Eso aquí en el reino de las Españas es cosa de asesinos que siguen ocultando y no condenan ni investigan sus crímenes contra la humanidad.


también en Kaos en la red

3 comentarios:

Vir dijo...

Vaya tres demonios.

Lo de que han hecho con Garzón no tiene nombre, o yo soy gilipollas o se le está juzgando en base a una ley inconstitucional puesto q la CE deroga expresamente toda ley que se oponga a ella y además dice q se prohíben los tratos inhumanos o degradantes y encima esa ley de amnistía está en contradicción con todos los tratados sobre derechos humanos ratificados por españa, cómo coños se le puede juzgar en base a esa ley y bueno a mí me da igual Garzón, la verdad, a mí me importan esas familias que no estarán jamás en paz hasta que no sepan donde están sus muertos.

Txanba gracias por enseñarme este blog, te invito a q leas este post que escribí hace unos días sobre este tema un abrazo!!

http://larachoff.blogspot.com/2010/04/ley-de-memoria-historica.html

Carlos Abrego dijo...

Es este el pero que le pongo al juicio contra los asesinos de los jesuitas de la UCA, que se harà en Madrid. Para nosotros tal vez sea un adelanto, pero la justicia de Espana sigue muda ante los cr'imenes franquistas. Incluso es perversa al llevar a Garzon a juicio.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Adolfo:

Cuesta asimilar que nuestra España estuviera dominada recientemente por un dictador de la cuña de Francisco Franco. Mi padre fue antifranquista desde que lo sacaron de su casa a los 19 años para luchar al lado de la República. Herido en Teruel, murió hace cuatro años de 90. Mi madre era del lado de Franco, éste y su hija pasaban paseando frente a su casa en Tenerife, cuando el dictador era un general desterrado en ese archipiélago. Mi madre una niña, siempre los saludaba sin imaginar que ya hervía un monstruo en aquel señor (el mismo que se cocía en Hitler y Mussolini).
En los 50, y cansado de tanto acoso y miseria, mi padre emigró para América, recalando a los años en un remanso de paz y biodiversidad, Costa Rica, donde nací aunque también soy español.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.