miércoles, 3 de diciembre de 2008

Algo muy personal.

Va haciendo presencia poco a poco las garras, y los colmillos, la fiera del imperio. Muchos pensaron que el slogan “cambio” elegido por el recién electo presidente norteamericano se iba a hacer realidad. Pero me temo que se están dando en los dientes. De cambio, nada, de continuismo tal vez, eso sí más amable a la hora de inventarse las guerras, este va hacer el verdadero cambio, porque el imperialismo yanqui hace lo que le da la gana. Muchos creyeron que ese cambio se iba hacer realidad.

Sin embargo la ilusión, la esperanza puesta en esa palabra por millones de gringos y millones de personas en el mundo, se esfuman lentamente. Los primeros que se y sufrirán - sufrieron - esa desilusión fueron los palestinos y el medio oriente, seguidamente la inmensa mayoría del planeta.

El gabinete del gobierno que se avecina ya van apareciendo los nombres y los rostros de siempre. El imperio tiene sus objetivos y hacia ellos se encamina aun cuando todos, y ellos mismos, hayan vendido estas elecciones como las del “cambio”. La crisis fue otro elemento que se argumentó como para tener la opción del "cambio", los medios de comunicación funcionaron como una de las herramientas e imprescindible para seguir manteniendo el status quo del sistema, no sólo en Estados Unidos también en el mundo. la bestia se lame las garras y el hocico mientras detecta a su próxima víctima.

Ellos son los que han iniciado está crisis, y son ellos la que la van arreglar, no sin antes ordenar mejor el saqueo para el futuro. Las guerras seguirá siendo el método preferible del imperio. Esa es la opción de todos los presidentes gringos, porque como ya he dicho en otros escritos, ahí se asienta su economía, así nació ese país y así se mantiene. Utiliza el miedo y la tortura para mantener la chusma a raya, como diría Noam Chomsky.

1 comentario:

Rachel dijo...

has hecho una muy buena reflexión basada en la realidad, yo quiero pensar que se logrará ese cambio que ansían tantos.

exquisitas tus palabras que me han dado mucho qué pensar, me las llevo a mi diario para reflexionar con ellas

un saludo