jueves, 10 de septiembre de 2009

El 11 de Septiembre, de siempre.


Porque no se debe confiar en el imperio yanqui, “ni un tantito así”

Las víctimas en el continente latinoamericano se cuentan por miles, miles, miles. Es más si empezamos a hacer cuentas por país, llegaríamos a millones. Pero ya se sabe que esas víctimas, nuestras víctimas no se suelen nombrar, no se mencionan en ningún medio oficial serviles al imperio y al capital. Los únicos que los mencionan - y recuerdan - a todas la víctimas en América latina, son quienes otrora lucharon por conseguir algo diferente, un sistema más justo y equitativo, y, dialécticamente opuesto al modo de producción capitalista.

Ellos, los burgueses latinoamericanos con los militares y su titiritero, sin embargo, se encargaron de hacerles la vida imposible. Pensaron que lo habían conseguido, si, pero por un tiempo. Ahora en América latina soplan otros vientos. Y esos vientos están haciendo posible los sueños por los que miles, miles, miles de latinoamericanos lucharon, de norte a Sur del continente, ese continente que nuestros antepasados llamaban Abiya Yala.

En Chile la burguesía y los militares cipayos, entregaron a la muerte a miles de chilenos. Y también asesinaron a Salvador Allende, convirtiéndose desde entonces en un símbolo de resistencia, dignidad, solidaridad y entrega. Él creía que se podían - y se debían - cambiar las estructuras de explotación que hundían al pueblo chileno, a la inmensa mayoría, en la miseria. ahora todos somos conscientes quiénes fueron - y son - los verdaderos responsables de aquella macabra y sanguinaria estrategia, dictada por el imperio y seguida letra por letra, muerte por muerte por la burguesía y los militares cipayos chilenos y latinoamericanos.

Hoy esos mismos burgueses cipayos quieren hacer lo mismo en Ecuador, Venezuela, Bolivia, lo han conseguido en Honduras, y en este momento esperan órdenes los entecos y miserables con las bases militares que los yanquis van a poner en Colombia.

Desde aquél 11 de Septiembre, nosotros recordamos a Allende y su lucha por la justicia, la dignidad, y por el socialismo. Él es - y será - un claro ejemplo para que nosotros del Imperio no nos “fiemos ni un tantito así”. Ellos siempre están tramando a ver que hacen por imponer por medio de la muerte, su manera de explotar a los seres humanos y a la naturaleza porque para ellos el beneficio es lo que cuenta y no las personas.

Este 11 de Septiembre , sin embargo, nosotros, además del martirio de Salvador Allende, celebramos con él desde una perspectiva histórica, que la historia será nuestra. Cada país latinoamericanos busca su forma de construir el socialismo del Siglo XXI. Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador… se le sumarán más - y eso esperamos - en este aniversario de nuestro Presidente Salvador Allende.

Aunque el imperio se empecine en estropear nuestro aniversario poniendo su 11 de Septiembre en todas las pantallas del planeta. Ellos, tienen su 11 de Septiembre, pero no se puede comparar al que nosotros los latinoamericanos celebramos. Ellos son responsables tanto de sus víctimas de las torres gemelas, como la de las miles, miles, miles, millones de víctimas del continente latinoamericano.

Salvador Allende vive en las luchas del pueblo latinoamericano y en cada 11 de septiembre, en todos los días emerges en nuestras conciencia para que nosotros no confiamos “ni un tanto así” del imperio y porque queremos seguir en esta brega diaria por construir el Socialismo del siglo XXI. Porque somos conscientes que eso, a ellos, a la burguesía y militares cipayos del continente les duele, por eso como plañideras coquetas corren y alzan las manos al imperio pidiéndole ayuda, ayuda macabra por supuesto.

2 comentarios:

Princesa dijo...

Obrigado amigo pela visita

"Sonhar é uma das melhores coisas
da vida, mas o melhor mesmo é
acordar e lutar para realizar cada
um de nossos sonhos!"

Tenha uma boa noite
Beijinhos

Rocío L'Amar dijo...

me ha emocionado encontrar a Salvador Allende en tu blog, gracias, Rocío