lunes, 16 de enero de 2017

Acuerdos de Paz

Acuerdos de Paz

Consecuencias que trajo la firma de los acuerdos de paz, si estas han sido nefastas, cuáles y si hay algo "bueno".

Consecuencias de los acuerdos de paz:En cuanto a la realidad del país, se ha llevado a cabo una tímida transformación en cuanto al "sistema político" para ello tuvieron que hacer una tímida “reforma” de la constitución, y,  también una reforma electoral para que una vez convertido en partido político el frente, pudiese participar en las elecciones como así ha venido sucediendo desde que finalizó la guerra con la firma de los "Acuerdos de Paz", sin embargo cabe destacar que  la participación tanto de los movimientos, sociales, sindicales etc... brilló por su ausencia, todo se hizo, de alguna manera, a espaldas del pueblo organizado, faltó transparencia y sobre todo, faltó complicidad con el pueblo que en definitiva fue el precursor de la historia de lucha del país. Con la participación hubiese habido mejor trasparencia a la hora de debatir el rumbo que se debía de trazar una vez que finalizó el conflicto. La complicidad entre pueblo organizado y frente para decidir o elegir el rumbo del modelo económico a seguir vía referéndum. Esto es algo que no se planteó ni el frente ni los movimientos, es más en estos momento el frente ni  los otros partidos se plantean hacerlo en estos momentos. Ellos prefieren y desean seguir manteniendo este sistema de partidos porque es la que le conviene a ambos, que sin excepción utilizan el poder del estado  según los intereses del poder económico que sigue, directa e indirectamente, dictando lo que se debe o no hacer en cuanto al modelo económico para el país se refiere.

Logró el Cambio en la alianza histórica que mantenía FA-EE.UU., pero no se logró tener independencia de cómo llevar los asuntos internos del país. Estados Unidos sigue teniendo igual o más influencia en El Salvador, hasta tal  punto que ni el fmln se plantea poner freno a esa injerencia, más bien siempre ha buscado, desde la firma de los acuerdos de paz, que el "gran amigo" del norte no se enfade y  hace todo lo que esté sus manos para mantenerlo contento.

Sin embargo, huelga decir, y en su caso, reconocer que hubo cambios desde el punto de vista jurídico; en la Corte Suprema de Justicia, en el Consejo Nacional de la Judicatura, aunque siguen los vicios del pasado y sigue sin que se garantice una pronta y cumplida justicia para las amplias mayorías del país. Hay juicios que esperan largo tiempo y otros que se resuelven de manera rápida dependiendo quién sea el demandado o demandante. A nivel judicial, desde el juez de paz hasta los magistrados de la Corte Suprema de Justicia se mueven - y fomentan- el clientelismo y en el peor de los casos el nepotismo a ultranza sin que nada ni nadie se atreva o pueda impedirlo, pues, y como dice dice el pueblo “hecha la ley, puesta la trampa”.


Después de los acuerdos de paz, dentro de esas reformas que, de alguna manera, exigía la dirigencia del frente que participó en la mesa de negociaciones, la creación de nuevas instituciones entre ella cabe destacar la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, un paso muy positivo en la defensa de los mismos, sin embargo, esto que parece todo un logro para que velen por los derechos humanos en el país, esta institución una vez que investiga y dicta resoluciones, éstas no son vinculantes, por tanto y he allí el vacío imperativo, ningún funcionario está obligado a cumplir sus resoluciones o recomendaciones.

Se eliminaron los antiguos cuerpos de “seguridad” (Policía Nacional PN, Guardia Nacional GN y Policía de Hacienda PH) y dio pasó a al creación de una nueva policía quedando así como única institución policial, la Policía Nacional Civil,PNC. En este momento es la que existe sin embargo es vulnerable al ataque de la delincuencia común y muy permeable a la corrupción por parte del crimen organizado, ya que su personal administrativo y policial trabajan en condiciones  laborales deplorables e insalubres, con salarios ínfimos y esto no es óbice para que fácilmente queden a cualquier  ofrecimiento de pecunia por parte del crimen organizado.

Acuerdos en el Área Económica, este es el aspecto al que no se le dio seguimiento, con la firma de los acuerdos se formó el Foro de Concertación Económico y Social FCES, donde debían estar tres sectores: Representación del Estado, empresa privado y sector laboral. Este era el acuerdo que tenía la posibilidad de disminuir la desigualdad socio-económica en El Salvador, pero se priorizaron los acuerdos sobre la participación política y se descuidó intencionalmente el impulso del FCES. Como consecuencia se han profundizado hasta el día de hoy las políticas neoliberales, con la característica que en este último período el gobierno ha estado bajo la administración del fmln, decir entonces que el modelo neoliberal sigue intacto. Como antes de los acuerdos de paz la situación de la inmensa mayoría de la población trabajadora continúa soportando por parte de las patronales el incumplimiento de los derechos laborales: no se pagan prestaciones como las de la seguridad social, pensiones, el salario no alcanza ni para comprar los productos que componen la canasta básica. Se continúa negando el derecho de trabajadores y trabajadoras a organizarse libremente y por el contrario se les sigue estigmatizando como algo negativo para las empresas. Todo esto, sin que el Ministerio de Trabajo y Previsión Social MTPS realice las acciones que le competen para hacer cumplir la ley y el fiel cumplimiento y respeto de los derechos laborales. Las grandes empresas continúan evadiendo y eludiendo el pago de sus respectivos impuestos, actos que mantienen un Estado sin presupuesto para atender las necesidades que la población demanda a través de los programas sociales.


Finalmente, la gran dificultad ha sido que no hay cambios a nivel de la estructura económica, El Salvador sigue con una economía dependiente y que tiene “su centro de gravitación” en dirección de Estados Unidos, que con la llegada de Mauricio Funes y ahora Sánchez Cerén al gobierno, se implementan medidas que tienen un carácter compensatorio y paliativas con el fin de frenar impactos negativos generados por el modelo neoliberal y que tienden a ser de corte asistencialista