domingo, 21 de septiembre de 2008

Mauricio Funes el desmemoriado


América latina está viviendo cambios necesario y oportunos, en lo que se refiere a cuestiones políticas de elecciones. Es importante, sin embargo, no dejarse llevar por aquéllos que dicen ser "progresistas" o que son de "izquierdas"(¿que lo serán?) , no voy a hacer yo quien diga quién tiene esa merecida escarapela en la frente o el pecho, porque dentro de ese sector hay un abanico inmenso de pensamientos que se prodigan como tal.

Es el caso de El Salvador, que dentro de unos meses habrá elecciones para presidente. En estos momento se está viviendo en el pulgarcito de américa una algarabía que se mezcla con unas ilusiones de cambio en lo que se refiere a quién va a ganar esas elecciones. No deberíamos olvidar, sin embargo, que no todo lo que reluce es oro, como diría mi madre, para muestra un botón. posteo una entrevista a Funes el desmemoriado, va de candidato del partido político FMLN. Cada quién saque sus propias conclusiones. La entrevista, aunque corta, no tiene desperdicio.


Sin candidato a la vista, el FMLN dio un golpe de timón y eligió a un sucesor un tanto diferente. Esta semana Funes estuvo en Buenos Aires por poco más de un día. Tenía planeados encuentros con dirigentes sociales y de izquierda, pero uno a uno fue cancelándolos todos. Finalmente, sólo se reunió con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Hablé sobre la urgente situación alimentaria en mi país y sobre los temores de un fraude en las próximas elecciones. Le pedí que envíe observadores”, contó.

Pero Funes también le adelantó una propuesta. El ex periodista quiere acercar a los países centroamericanos al Cono Sur. “Creo que Argentina, Brasil y Chile pueden contrabalancear mejor la influencia de Estados Unidos en la región que el gobierno venezolano de Hugo Chávez. Sus discursos no son tan confrontativos.”

–Su discurso difiere mucho de los postulados históricos del FMLN. Usted prometió no tocar la dolarización, el TLC con Estados Unidos ni la ley de inmunidad que protege a los criminales de la guerra civil.

–Mi discurso no es el mismo de la izquierda tradicional, porque no la represento. Yo no vengo de allí ni me afilié a un partido que sigue esa línea de pensamiento. El FMLN evolucionó y la prueba es mi candidatura. Los jefes históricos del FMLN han pedido disculpas públicamente por cualquier exceso o dolor que le haya causado al pueblo salvadoreño. También reconocieron que el centro de monitoreo que tiene Estados Unidos en el país no es necesariamente malo, si es bien regulado y controlado. El FMLN fue uno de los opositores más duros al Tratado de Libre Comercio. Sin embargo, el partido entendió que no se puede romper un acuerdo que el país firmó. Las inversiones se irían en un minuto.

–¿Tampoco va a intentar construir un modelo socialista, como plantea el programa del FMLN?

–En los hechos el Frente renunció a construir un El Salvador socialista a corto o mediano plazo. Es imposible. El Salvador no puede convertirse en una nación socialista, porque ni siquiera es capitalista. Es casi una sociedad feudal. Tenemos que empezar a construir y después, mucho después, podemos empezar a imaginar un país socialista.

–¿Eso significa que no se inclinará por el ALBA, como lo hicieron Nicaragua y Honduras?

–Yo no puedo sumarme a un acuerdo comercial o a un bloque regional que ponga en peligro la relación con Estados Unidos. Simplemente no es realista. No puedo adelantar una posición sobre el ALBA, será un tema que analizaré, pero ya garantizo que no firmaré nada que contradiga los acuerdos económicos ya firmados por El Salvador ni que ponga en peligro la estabilidad económica y política del país.

–¿Qué se puede hacer, entonces?

–Yo no voy a perseguir ninguna aventura loca. Voy a respetar la propiedad privada y todos los compromisos comerciales previos. El país necesita pequeños cambios, que se empiecen a hacer las cosas bien. Necesitamos que los hospitales públicos tengan insumos, medicinas, camas. Hoy los hospitales están entre un 40 y un 60 por ciento desabastecidos. Incluso los salvadoreños tienen que pagar un vale solidario para poder atenderse. Los salvadoreños necesitan una buena educación, buenos trabajos, alimentos baratos. Yo miro los ejemplos de los gobiernos de izquierda de la región que funcionaron y lo hicieron de forma responsable. Veo al gobierno de Lula.

leer toda la entrevista en Página/12

4 comentarios:

Victor dijo...

"nada nuevo bajo el sol", decía Gelman a propósito de la candidatura de Obama.
***
Hace poco leía un libro, "globalización: consecuencias humanas", de Zygmunt Bauman. Ahí queda expuesto el fondo de esa frasesita de funes el no-memorioso (pobrecito, Borges):"Yo no voy a perseguir ninguna aventura loca."
El neoliberalismo se ha conseguido una sólida póliza de seguro, tiene resguardo precisamente porque cualquier "aventura loca" está prohibida: cualquier maniobra "loca" del poder estatal será castigada por un aleccionador Mercado, adiós inversiones, etc, etc.
"La pregunta ya no es tanto QUÉ hay que hacer, sino si existe alguien capaz de hacerlo".

Los nuevos administradores del asunto público están maniatados. Es poco probable que un cambio cualitativo surja desde las butacas cómodas de la burocracia. El otro mundo posible exige una descentralización más profunda del poder económico, social, político, cultural.
El estado no puede hacerlo:

"Aquí no hay mucho que discurrir (como no sea ociosamente), la "razón de Estado" en la modernidad no es otra que "la razón de los mercados financieros"."

Hereje salvadoreño. dijo...

Antes que nada, quiero recordarles que ser comunista en el salvador, los pocos que medio aprendimos a leer y llegamos a sexto grado, lo interpretamos como algo peor que los talibanes, Stalin, o en su defecto, como el ala más ortodoxa de Al-qaeda.

La gente, con el más bajo nivel de escolaridad que representa más del 40% de la población, incluso piensa que es algo relacionado con el satanismo.

¿Cómo convencernos que el socialismo es lo mejor, si los medios de comunicación que nos dominan, nos dicen a diario que con un gobierno así vamos a estar peor que Cuba, Venezuela, Corea, China, etc (Aunque no sabemos donde están esos países, nos asustan)?

Antes tendrían que educarnos en materia política y luego decir todo lo que quieran.

Ustedes los asiduos a este blog, (porque sé que la mayoría son letrados o poetas), comprenden perfectamente que Funes, cada vez se aleja del verdadero socialismo. Por lo menos eso se entiende en sus discursos y por lo que arriba les expliqué, o sea por guardar imagen, no me parece del todo mal que lo haga así.


Les aseguro que, yo que apoyo al Frente (a ese que soñó Marcial) me he disgustado y me he entristecido con la posición de Funes, pero necesitamos que de momento sea así, para que los medios tengan una arma menos – de que implantará una dictadura proletaria- para dispararle esas ráfagas de odio todos los días. Es que en El Salvador, todo lo que nos dice, Altamirano, Dutriz, Eserski, de tanto que insisten finalmente lo terminamos creyendo.

Yo creo que a Mauricio debemos darle el beneficio de la duda. Es que si Funes dice todo lo que muchos quieren que diga, los medios salvadoreños, que por cierto son poderosamente la mayoría, y mucho más que en España, harían perder su popularidad y quizá la esperanza de que haya un cambio.

Al compararlo con Obama creo que se exagera, ya que él y si es de derechas. Yo sé que es necesario y sano desde ya, hacer todas las críticas que Funes y cualquier otro político se merecen, pero no nos olvidemos que el verdadero enemigo de cualquier progresista, al que debemos atacar está dominando el Pulgarcito y contra ellos se ha escrito poco o nada.

Compañeros, yo creo que el marketing político no se inventó por gusto, hay que saberlo utilizar. Yo, si hay cambio de gobierno, pero no tangible como lo espero como (voy a presumir) progresista, me apuntaré primero para criticar y señalarlo, pero antes, nada.
No caigamos en el error, que caen esos “intelectuales” que escriben en Centroameri21, de utilizar la pluma no solo contra el Frente, sino contra cualquier persona o sistema progresista.

¿Acaso el compañero Chávez, se presentó como un comunista para llegar al poder? ¿A que la mayoría de progresistas ni lo conocía antes del 98?

Un abrazo.

Lisilla/Patty dijo...

me quedé pensando con el artículo y con la opinión de hereje salvadoreño:
"¿Cómo convencernos que el socialismo es lo mejor, si los medios de comunicación que nos dominan, nos dicen a diario que con un gobierno así vamos a estar peor que Cuba, Venezuela, Corea, China, etc (Aunque no sabemos donde están esos países, nos asustan)?"

todos estamos peor que Cuba, en la argentina no tenemos salud, vivienda, alimentación, educación como las cubanas... obvio, tampoco huracanes y bloqueos... con lo que deberíamos estar mucho mejor.

Me pregunto: en nuestra América Nativa ¿podemos estar peor que con gobiernos liberales? no...
En nuestra América Nativa tenemos algo bueno, la posibilidad de expresarnos. No permitamos que nos corten esa libertad... devolvámosle la memoria a los que gobiernan y alguna vez pensaron como humanos, no sólo como máquinas...

www.lisa.bligoo.com

Hereje salvadoreño. dijo...

Lisilla, igual no me di a entender, pero te aseguro lo dije con cierto ironismo, porque eso es supuestamente lo que nos hace creer el fascista gobierno de El Salvador.

Salu2.